CONSEJOS DE como alimentar a tu perro

Perros distintos, alimentación distinta.

Desde que es un cachorro, su vida dependerá de una buena alimentación que le dé toda la energía que necesite en el poco tiempo que dura el crecimiento.

Una vez adulto, la alimentación le servirá de mantenimiento para todas sus necesidades fisiológicas.

-Podemos decir que una buena nutrición pasa por un buen pienso comercial, nada de comida casera. En este pienso, podemos ver en su etiqueta la lista de ingredientes que forman  su composición.

-Podemos encontrar como ingrediente principal la carne o el pescado y como secundario el huevo, harina de carne o de pescado. Tanto la carne, el pescado o el huevo tienen un alto valor biológico y por tanto un alto porcentaje de proteínas en forma de ácidos digestibles y aminoácidos utilizables. Con este tipo de pienso, no será necesario complementar con vitaminas o minerales extras.

 

-Debemos proporcionar a nuestro perro, desde cachorro, el pienso adecuado para su etapa de crecimiento y posteriormente el adecuado para su condición física y actividad una vez adulto. No es lo mismo un perro que le guste más estar durmiendo en su cama o pasear 10 minutos que uno que prefiera pasear 1 hora o necesite estar ocupado mentalmente casi todo el día. Éste necesitará un aporte superior de energía por tener más desgaste físico.  

 

-Tenemos que conocer a nuestro perro, cada individuo es único y tiene necesidades diferentes. Las características de cada raza nos pueden dar una idea de cómo pueden ser, sus características principales y sobretodo sus “defectos” físicos y fisiológicos, que nos pautaran cómo debemos actuar para dar a nuestro perro lo que necesita.

 

Alimentación del perro adulto:

-Como hemos comentado anteriormente, hay dietas para cada etapa del perro: crecimiento, actividad, lactancia, vejez o incluso podemos encontrar aquellos piensos que están pensados para problemas fisiológicos, los cuales nos los recomendará siempre el veterinario cuando sea necesario. Todas estas dietas son formuladas para dar una buena calidad de vida al perro, no funcionarían si su administración fuera equivocada. Un cachorro que coma alimento para adultos no conseguirá la gran cantidad de energía (entre proteínas, vitaminas y minerales) que necesita para crecer y lo mismo pasaría al revés, un adulto comiendo pienso de cachorro, solo conseguiría tener sobrepeso con todos los problemas que conlleva eso.

 

-La diferencia entre una alimentación seca (pienso) y húmeda (lata) entre otras cosas, es que el pienso tiene una formulación más constante y son más energéticos que las latas, de manera que con menos cantidad conseguimos una correcta alimentación. El inconveniente de la comida enlatada es que no se puede dejar mucho rato en el plato del animal por su olor, hay que conservarla en la nevera y su coste a la larga es más alto.

  

-Siempre utilice pienso de alta calidad, su animal lo digerirá y aprovechará mucho mejor que uno de calidad media o baja.

 

¿Cuando debe comer?

-El perro debe tener sus horarios de comidas, su rutina, independiente de su raza.

-Las razas pequeñas quizá son las únicas que podríamos dejarles la comida a su disposición todo el día. No son tan glotonas y van comiendo según sus necesidades, aunque si su perro es de los que les gusta comer, mejor que le racione la comida.

 

-Las razas medianas, grandes y sobretodo gigantes, deben tener sus horarios, 2 veces al día. Se lo dejamos unos 15 minutos y lo retiramos. Esto es necesario porque tanto las razas grandes y gigantes (las medianas no tanto) pueden padecer torsión o dilatación de estómago por ingerir grandes cantidades de comida en una sola vez.

 

Tener horarios para las comidas nos ayuda a tener horarios también para sus necesidades, por lo tanto nos favorece la educación en casa.

 

¿Dónde debe comer?

-Nuestro perro debe tener su lugar para comer y beber. Debe ser un sitio tranquilo, seco y no caluroso. Siempre debe tener agua fresca y limpia a su disposición, su falta le podría llevar a deshidratarse. En épocas de calor, como el verano, hay que tener mucho cuidado con los golpes de calor, el rápido aumento de temperatura corporal en pocos minutos, puede provocar la muerte. No dejar nunca al animal sin agua!!!.

-Si nuestro perro tiene su lugar para comer, no lo acostumbremos a que pida cuando nosotros estemos comiendo en la mesa. Es una mala costumbre que solo nos proporciona malestar cuando comemos por sus insistencias y este aporte extra de comida a él no le proporciona ningún beneficio. Solo debe comer su pienso, es mucho más saludable!

 

 

Consejos para convivir con tu perro:

-La llegada de un perro al hogar se convierte, lógicamente en un evento de mucha importancia. Muchas cosas van a cambiar y la convivencia con el nuevo miembro de la familia es un aspecto muy importante.

 

-Adquirir, adoptar, acoger o comprar un perro es una decisión que no debe tomarse a la ligera. Es una responsabilidad, una decisión importante y no debe ser fruto de un impulso, de un capricho y no debe tomarse como un simple regalo a un niño o familiar. Un perro vivirá muchos años y es responsabilidad nuestra que tomada la decisión, el perro nos acompañe, con todas sus ventajas e inconvenientes, durante toda nuestra vida, esforzándonos por facilitarle su bienestar, alimentación, salud y cuidados.

 

-Algunas personas que no han reflexionado correctamente o que no han consultado, acaban abandonando al perro. Adoptar un perro suele ser la mejor opción para iniciar una larga convivencia.

 

-Debemos tener en cuenta que detrás de la enorme ilusión, las expectativas creadas y en muchos casos, el tiempo de espera para poder realizar este paso tan importante, no deben ensombrecer las responsabilidades y obligaciones que, todos y cada uno de los miembros del hogar deberán cumplir para con el nuevo miembro de la familia, nuestro perro.

 

-El asesoramiento mediante profesionales del comportamiento, libros, artículos o direcciones de páginas web, nos puede resultar de gran ayuda sobretodo a la hora de entender cómo se comunica nuestro perro con nosotros y cómo hacerlo, también con él.

 

-Hemos de pensar que el perro es un animal amante de la rutina, en lo que a las cosas cotidianas se refiere. La ubicación de su comedero, bebedero, cama, juguetes, etc., lo más estática posible, puede ayudar a que esta convivencia sea más fácil de adaptar para ambos, perro y propietario.

-Deberemos tener en cuenta y enseñar a nuestro cachorro, unas correctas pautas de eliminación, enseñándole donde debe hacerlo y donde no. Nos será de gran ayuda entender que un cachorro suele eliminar las heces y la orina en tres ocasiones concretas; cuando acaba de despertarse, después de comer o beber o tras una excitación por juego. Existe un “ritual” de olisqueo y caminar en círculo, que precede a la eliminación, muy fácil de identificar.

 

-Los paseos siempre a la misma hora, ayudan a que estas pautas se solidifiquen antes, pero no olvidemos que los esfínteres de un cachorro pueden tardar algún tiempo en controlarse totalmente por el animal (hasta 4 y 6 meses).

 

-Si nuestro cachorro no puede salir a la calle por temas sanitarios, podemos crear una zona de eliminación dentro del hogar. Situaremos papel de periódico en un lugar determinado, para habituar al animal a realizarlo ahí, después, cuando el animal pueda salir a la calle, nos servirá de ayuda para habituarlo a hacerlo en esta nueva ubicación.

 

-Debemos tener en cuenta que el perro necesita un tiempo dedicado al juego, esta conducta es tan natural para el perro, como lo era la caza, en su ancestro el lobo. Por lo tanto no sólo deberíamos jugar con él cuando salimos a dar un paseo, sino también buscar algún momento en que, podamos jugar con él en casa. Esta decisión debería ser tomada por el propietario, no por la insistente solicitud de nuestro perro, ello potenciaría las exigencias de atención por parte del perro.

 

-No debemos pecar de exceso de juguetes, es decir, un perro debería tener varios juguetes, bien para jugar con nosotros o para jugar sólo, pero pasados 3 o 4 días deberíamos guardar alguno de estos y cambiarlos por otros nuevos, ¿eso que quiere decir?, que con un total de 4 o 5 objetos podríamos ir alternando los juguetes diarios, facilitando esto el interés por todos los juguetes y la actividad del animal hacia ellos cuando se queda sólo.